HISTORIA

UN POCO DE HISTORIA

 

Teno ha sido un importante lugar de concentración humana desde periodos prehispánicos. Para la llegada de los europeos al valle del rio Teno, en el siglo XVI, este estaba gobernado por un cacique, el que heredaría su nombre a la actual comuna, además de una importante población y un “tambo” o posada que habían instalado los incas algunas décadas antes.

Así como en toda la parte central de Chile, el contacto entre las poblaciones originales y los colonizadores europeos, dio origen a un fuerte sincretismo cultural, y con ello el surgimiento de una nueva identidad. Para los siglos XVII y XVIII, el sistema semi-feudal de las grandes haciendas estaba en su apogeo, y Teno no estuvo exento, destacando grandes extensiones de tierras, como las del español Fernando Canales de la Cerda.

Para comienzos del siglo XIX, los esfuerzos independistas, que pretendían separarnos para siempre de la corona española, se regaron por los campos de la zona central, principalmente a través de la figura de Manuel Rodríguez, organizador de la guerrilla de resistencia, tras el desastre de Rancagua. Por aquel entonces los llamados Cerrillos de Teno, eran conocidos en todo el país, por haber sido escondite de famosos bandoleros y salteadores de caminos, en los cuales el propio Rodríguez busco apoyo para engrosar las guerrillas, y entre los que destacaron José Miguel Neira y Paulino Salas. La figura de estos héroes populares, despertó el interés por la causa patriota en algunos ricos terratenientes, como es el caso de Francisco Villota, que desde su hacienda en Comalle, y junto a un grupo de amigos y peones, intentó asaltar Curicó, resultando este un acto fallido, que los obligó a huir, siendo sorprendidos por los españoles en las cercanías de Huemul, donde cayó Villota en calidad de mártir patriota, el 27 de enero de 1817.

Una vez alcanzada la independencia, comenzó la organización de la Republica, en donde la obra del naciente Estado, intentó alcanzar hasta el último rincón del territorio nacional, a través de las obras públicas, la fundación de ciudades, etc., fue así que en el gobierno del presidente Jorge Montt, se promulgó, el 22 de diciembre de 1891, la ley de la comuna autónoma, siendo esta fecha, la fundación oficial de Teno. Cabe destacar en este proceso a la figura de Don Juan de Dios Ortúzar, quien donó terrenos de su propiedad al fisco, para la creación de la Plaza de Armas, la Municipalidad, el Hospital y una Iglesia, lo que permitió la constitución de esta nueva comuna, que para 1897, ya había alcanzado la calidad de “villa”.

Los comentarios están cerrados